22 de julio de 2014

Día 0

El principio de esta revolución es muy complicado. Más de lo que nadie alcanzará a averiguar.

Todo comenzó cuando murió Alina Costa (la mujer de mr. Eps, el padre de John, Miles y Nilo). Alina era una mujer de temperamento suave pero fuerte. Fue la única que consiguió mantener a George Eperland a salvo de si mismo y, cuando ésta murió, todo se vino abajo.
El padre de John buscó consuelo en grupos muy selectos de convicciones disparatadas, pero que aliviaban su alma y su dolor menguaba. 
Sin embargo... tras la muerte de su segunda hija, todo se vino abajo.
Ya no le importaban los tres hijos que le quedaban (John por aquel entonces tenía 19 años, por lo que se encargó de cuidar de sus hermanos) y pasaba horas y horas reunido con sus "amigos", al mismo tiempo que minuto a minuto dejaba de ser él mismo. Sus ambiciones cambiaron y sus ansias de poder y control se fortalecieron. Toda esa fuerza suavizada por su esposa, de repente explotó, y se convirtió en un padre despótico y en una persona indeseable.

Cambió radicalmente.
Desde que conocí a John, había estado en su casa en múltiples ocasiones y me encantaba la sensación de hogar que llenaba cada rincón. Todo eso desapareció. El señor Eperland vendió todo lo innecesario y guardó todas las pertenencias de sus difuntas esposa e hijas en un oscuro y mohoso desván. También despidió a la mayoría del personal doméstico y contrató a un nuevo mayordomo y un par de criadas, un cocinero y un chófer. Todos ellos, personas que no habían conocido su anterior forma de ser ni a su esposa.

Todo lo que le recordaba a ella, fue apartado de su vista. 
Incluso sus hijos.
Como John era mayor de edad no pudo hacer nada, pero Miles y Nilo con 13 y 5 años, respectivamente, todavía estaban bajo su tutela, por lo que los envió a un internado indefinidamente. John... eligió entre su lealtad quebrada hacia su padre y su amor por sus hermanos y se mudó a un apartamento cerca de donde estaban sus hermanos.

Con sus hijos lejos, George Eperland tuvo vía libre para convertirse en el tirano que es hoy.
Su secta y él comenzaron a convertir a su causa a gente poderosa y con influencias importantes. Se convirtieron en un grupo grande e influyente, pero al mismo tiempo nadie podía detener lo que se avecinaba, ya que sus movimientos estaban dentro de la ley (la libertad de expresión y asociación siempre ha sido muy peligrosa en las manos equivocadas).
Llegaron incluso a inmiscuirse en el ejército y en el Estado. Su influencia fue tal que aún hoy me cuesta creerlo. ¿Cómo fue posible que consiguieran internarse en tales instituciones? Se supone que eso debería ser imposible...

Se convirtieron en un virus. Fueron "infectando" los diferentes sectores de la sociedad y así se hicieron con el control del país.
Y finalmente en 2025, dieron el golpe de Estado. Sacaron sus ejércitos y a las calles, se hicieron con el control de los edificios más representativos y de las ciudades más grandes (las pequeñas caerían fácilmente. Al final así sucedió). Cayó todo el país.
Fue todo tan repentino, que los intentos por pelear fueron todos en vano. Ni siquiera los países vecinos nos ayudaron. Vieron tal poder que simplemente cerraron sus fronteras y nos aislaron del mundo.

En tan solo un año todo se fue al garete.
El miedo y el silencio se instaló en las calles y en la casas. Los que se rebelaron contra el sistema entrante acabaron muy mal... Asesinados, colgados o encerrados en campos de trabajo.
Me recuerda a la Alemania nazi (al menos el Nuevo Gobierno, como les gusta que les llamen, no va detrás de nadie en concreto, simplemente detrás de todo individuo que no jura lealtad a mr. Eps y todo lo que representa.)

No todo el mundo tiene en su poder toda esta información. La mayoría piensa que una panda de pirados se hicieron con el control del país de un día para otro y solo quieren poder y dinero. Quieren tener un país que mandar y gobernar.
En el fondo tienen razón: no dejan de ser una panda de pirados que querían gobernar un país y a su gente.

Pero durante el proceso arrasaron con todo. Muchas vidas se perdieron... y se perderán. 
Esto aún no ha acabado.
Pero nosotros todavía no nos hemos rendido.
Les daremos trabajo, mucho trabajo, que peleen y luchen por lo que quieren. 
Nosotros también los haremos. 

No estamos solos. Tenemos ayuda (no les voy a mencionar directamente, no puedo exponerlos así, podríamos perder su frágil ayuda).
Solo quiero añadir que sea como sea y cuando sea conseguiremos recuperar nuestra vida y nuestro país. Desde aquí quiero que esa gente que todavía vive en sus casas (ya que han jurado lealtad, sea porque comparten sus convicciones o por miedo) abra los ojos y vea que si luchamos todos juntos, podemos recuperar lo que nos pertenece.
No debemos bajar la cabeza ante nadie .
Y nadie es más que nadie.