27 de noviembre de 2013

Q. S. (Jack McCawley)

Hola de nuevo, después de la intervención de mi “mejor amiga” Melanie, creo que no volveré a dejar el portátil sin vigilancia. Melanie tiene la capacidad de sacar conclusiones precipitadas. Pero dejemos de lado lo que me exasperan ciertas de sus cualidades y pasemos a presentar a otro miembro destacado del grupo ’20: Jack McCawley.
Jack es el hermano de Melanie y el mejor amigo de John desde que tenían 12 años.  Yo lo conocí personalmente cuando tenía 17 años y me había colado en unas cuantas clases de historia del internado para chicos. Durante ese curso me lo pasé genial y aprendí muchas cosas.
Cada día tras terminar mi última clase de historia del XIX, un coche venía a recogerme a la entrada secundaria del internado y me llevaba de vuelta a mi residencia (unas cuantas libras y tienes el silencio de cualquier chofer en el bolsillo. Sobre todo de los que trabajaban para ricos señores con título nobiliario muy anticuado e irrelevante y aun por encima muy tacaños).
Sin embargo, un día ya a finales de mayo todo cambió. Mi chofer se retrasó (según él era un día de mucho tránsito en las calles. Según un conocido, un chico unos años mayor que yo le pagó tres libras más para que le llevara a no sé qué club durante horas lectivas. ¡Tres libras!) y tuve que esperarle. Por suerte la entrada no era muy usada, y debido al calor ocasional, decidí sentarme en la orilla del camino y quitarme aquella perfecta, pero horrorosa, peluca que me daba un calor de mil infiernos.
Solté mi pelo de las tres mil horquillas que Mel había usado para recogérmelo y pude disfrutar de un momento de paz relajante y del sol que no solía salir mucho en aquel recóndito y alejado paraje. De repente escuché unos pasos detrás de mí y me di la vuelta. Allí estaba Jack sorprendido y con una mirada a la vez preocupante. Nunca supe entender a aquel chico, era indescifrable.
Aún hoy es el día que no todos poseen la suerte de saber cómo va a reaccionar. Todos piensan que es impredecible, pero, en realidad es muy predecible. Sus principios están muy arraigados en su interior y son tan fuertes que dirigen cada uno de sus pasos y sus decisiones y delinean su forma de ser y su carácter. 
John y Jack son muy parecidos. Los dos defenderían a las personas que quieren con uñas y dientes hasta la muerte. Sin embargo, John es más tranquilo, piensa antes de actuar y lo planea todo al milímetro para evitar que algo pueda salir mal. Jack, en cambio, es más activo, lo de hablar las cosas no va con él, por lo que cuando se decide a hacer algo, casi nadie puede hacerle cambiar de opinión. Es decidido a más no poder, pero también es verdad que antepone la seguridad de cualquier miembro del grupo a la suya.
Nadie pone pegas a esa cualidad suya. Lo atribuyen a una muestra de valentía o heroicidad, pero no tiene nada que ver con esas tonterías. Todos saben que hacerse el héroe no es recomendable en esta situación. Solo él sabe por qué lo hace (aunque creo que John sabe algo al respecto. Con John sí que habla. Ambos son hermanos mayores y sus familias no quieren o no pueden ayudarles, por lo que se encuentran en situaciones similares). No sé…, pero cada vez que lo pierdo de vista, no sé si es que ha ido a algún lugar o ha muerto a manos de algún soldado cabreado.
Tiene un carácter muy fuerte y sus decisiones son solo suyas. Nadie puede influir en ellas, aunque también es verdad que es un chico listo y antes de hacer nada valora las posibles consecuencias (pero no las que puede que él sufra, sino las que sufrirían los demás a causa de sus acciones). Melanie y él no se parecen en casi nada. A veces creo que uno de los dos es adoptado. Aunque eso depende del momento, en ocasiones son tan parecidos que asusta.
Jack es el hermano de Melanie y mi mejor amigo. Le confiaría mi vida sin dudarlo. Es fuerte y activo, pero no piensa en sí mismo más de dos minutos seguidos. Por ello nosotros tres, John, Mel y yo, lo protegemos (o lo intentamos al menos). Si él no lo hace, lo haremos nosotros, que para eso estamos.
A veces he tenido la sensación de que Jack preferiría estar solo, y lo entiendo. Si nadie depende de ti, vivir no cuesta tanto. Si no ves el siguiente día, no importa. No obstante, cuando alguien depende de ti, debes luchar por vivir para poder proteger a esa persona.
Con él siempre te sientes seguro ya que cubre tus espaldas y al mismo tiempo él se cubre las suyas, pero ¿Quién le protege el corazón?
Mel siempre me sermonea porque no pienso mucho en mí. Con Jack ya ha dejado de hacerlo, es tarea inútil. A veces es como hablarle a una pared, o eso parece. Pero él escucha y presta mucha atención a cada palabra y a cada detalle.

Así es Jack simple y muy complicado.